¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

DESCUBRE RUSIA

TU CASA RUSA

FEDERACIÓN RUSA

Cifras y hechos

Se ubica al este de Europa y al norte de Asia
Superficie:
17 074 400 km2
Clima:
Subtropical en la costa del mar Negro, continental en Siberia del sur, donde las temperaturas anualmente alcanzan 80 gr. C bajo cero, y artico en el extreme norte. Sin embargo, la mayor parte del pais se extiende por el centurion de clima moderado.
Forma de gobierno:
Republica federal
Gobernacion:
Presidente elegido cada 4 anos
Poblacion:
145 200 000 de personas
Situacion etnica:
Rusos – 79,8%, tartaros-3,8%, ucranianos-2%
Religion
55% – cristianos ortodoxos, 15% – musulmanes, 3% – judios, 8% protestantes, 1% – catolicos, 1% – budistas
Idioma official:
Ruso
Moneda official:
Rublo ruso (RUB)


Idioma Ruso

La lengua oficial en el territorio de la Federación de Rusia es el idioma ruso. La lengua rusa es el idioma natal para la mayoría de la población del país, pero también una lengua de comunicación interétnica, la cual, además de su lengua natal, dominan la gran mayoría de los representantes de las numerosas etnias y nacionalidades que habitan Rusia. El idioma ruso es considerado materno por muchos ciudadanos de Bielorrusia, Ucrania, Kazajstán y otros países de la Comunidad de Estados Independientes. En ruso se comunican ciudadanos de muchos países del mundo, en el extranjero, en los últimos años, el interés por el estudio de la lengua rusa ha crecido considerablemente.
La lengua extranjera más difundida en la Federación de Rusia es el inglés. Justamente el idioma inglés es el que con más frecuencia se enseña en las escuelas de Moscú y en los cursos de lenguas extranjeras. Si usted domina el inglés, serán capaces de comprenderle muchos moscovitas, especialmente los jóvenes.
Para comodidad de los turistas extranjeros, la información básica acerca de los monumentos arquitectónicos e históricos de Moscú, el mapa del metro, algunas señales de tránsito y carteles a menudo se doblan en inglés. Para Moscú todas las leyendas y letreros se colocan en ruso, pero a veces sus propietarios añaden, a la leyenda principal, su traducción a una lengua extranjera, generalmente al inglés.

En los hoteles de Moscú, el personal necesariamente debe hablar en inglés. Cuando se trata de hoteles de 2 o 3 estrellas, presupone un conocimiento a nivel básico. El Personal de los hoteles de 4 y 5 estrellas debe dominar un inglés fluido. Además, en los centros de información de los grandes hoteles de Moscú, el personal es capaz de hablar con los huéspedes en francés, alemán, español e italiano. En las grandes cadenas hoteleras el personal administrativo se hace entender en chino, japonés, coreano y posee conocimientos a nivel primario de lenguas orientales.
Independientemente de donde usted proceda, usted será bien entendido en la capital moscovita; de acuerdo a las observaciones de los administradores de hoteles en Moscú, últimamente ha aumentado el flujo de turistas extranjeros que poseen buenos conocimientos del idioma ruso.
Para las conversaciones de negocios o paseos por la capital de Rusia, se pueden utilizar los servicios de las agencias de viajes o de firmas de traducción.


Cocina nacional

En los restuaurantes de Moscù estàn representadas pràcticamente las cocinas de todo el mundo. Sin embargo, estando en Moscù, serìa lògico degustar, en primer tèrmino, los platos de la cocina rusa.
La cocina rusa tiene sus costumbres peculiares, su “lenguaje” especìfico y sus tradiciones de sobremesa y forma de cocinar. Hoy en dìa la cocina rusa es bien conocida, en primer tèrmino, por sus manjares: lomo curado de esturiòn, carne de esturiòn con ràbano picante, salmòn poco salado, caviar rojo, negro y rosado (de tìmalo), setas marinadas y saladas (mìzcalos y boletos blancos). Todo esto està en perfecta armonìa con la frìa vodka rusa. Pero dichos platos son tan sòlo un pequeña parte de lo que puede ofrecer la cocina rusa nacional.
Desde los tiempos remotos nos han llegado los platos originales que son fundamentales en la cocina rusa. Son tales como el famoso pan negro conocido en Rusia aùn a partir del siglo IX, papillas tradicionales de cereales, sopas, blinis (creps), empanadas con relleno de setas, carne, pescado, bayas, otros artìculos hechos a base de la masa de levadura, asì como bebidas: miel fermentada, kvas (bebida a base del pan negro fermentado), refrescos a base de jugo de bayas o frutas, savia de abedul. Todos los antiguos artìculos de harina se hacìan exclusivamente a base de la masa de harina de centeno que se fermentaba mediante el cultivo de hongos. Hemos heredado tambièn de los tiempos antiguos las bebidas de postre que se llaman “kisel” (jalea a la que se ha añadido fècula) que se preparan a base de centeno, cebada, garbanzo, etc. Los procedimientos rusos del fermento y la utilizaciòn de la harina de trigo en combinaciòn con la de centeno han permitido crear en los siglos XIV—XV nuevas variedades de pan y artìculos de harina: buñuelos, shangui (variedad de pastel), molletes (fritos en sartèn), rosquillas, kalach (tipo de bollo en forma de rosca, era una forma tìpica del pan blanco). Por aquella època (no màs tarde de 1474) en Rusia aparece la famosa vodka rusa. Algunos restaurantes de hoy siempre ofrecen a los visitantes varios platos preparados segùn recetas antiguas.

En la antigua cocina rusa un importante papel correspondìa siempre a la cultura ortodoxa. Asì han aparecido la comida (o dieta) de vigilia (vegetales, pescado, setas) y la comida de carne, leche y huevos, lo que fue ejerciendo una gran influencia sobre la evoluciòn de la cocina rusa hasta los finales del siglo XIX. Teniendo en cuenta que, segùn los canones ortodoxos que se obsevaban extrictamente durante un largo perìodo històrico, habìa de 192 a 216 dìas de vigilia al año, era primordial la importancia de la dieta de vigilia. Durante el ayuno estaba prohibido comer platos de carne y leche, y ahora, cuando se van restableciendo tradiciones de antaño, en los restaurantes de cocina rusa en los dìas de ayuno ofrecen a los visitantes platos sin carne, huevos ni mantequilla. La abstenciòn, no obstante, se alivia gracias a tradicionales platos de pescado, legumbres, setas y bayas. A propòsito, el caviar y la carne de salmòn que son exquisitos manjares para la gente sencilla de hoy, se consideraban en otros tiempos platos de “semivigilia” que se prohibìa comer sòlo durante los dìas de ayuno riguroso.
La antigua cocina rusa tenìa, ademàs, dos peculiaridades curiosas. Primero, la mayorìa de los platos se preparaban en pucheros de arcilla que se ponìan dentro de la solera del horno ruso, donde la comida se cocinaba a una temperatura determinada que no se puede reproducir usando hornos modernos. Debido a esta forma de cocinar muchos platos sencillos (papillas,sopas, etc.) obtenìan un sabor especial que es imposible conseguir en condiciones modernas. Segundo, en antiguos platos rusos nunca se mezclaban varios tipos de productos: zanahoria, nabo, remolacha, col y otros legumbres se cocinaban y se servìan siempre por separado. Tambièn se salaban por separado diferentes especies de setas: cada una de estas se colocaba en una tina o un tonel aparte. Esta tradiciòn se ha conservado, aunque en parte, hasta hoy.

Los platos de carne de ave (patos, gallinas, gansos) se consideraban antiguamente como comida de fiesta. Hasta el presente son populares platos de carne estofada con col o cereales. Son conocidas desde el siglo XIX croquetas de carne de gallina, cuya receta fue inventada por la esposa del tabernero Pozharski que vivìa en la ciudad de Torzhok. Al emperador ruso Alejandro I que habìa pasado caualmente por aquella taberna provincial gustaron tanto estas croquetas que el tabernero fue designado suministrador de la corte imperial. Recomendamos degustar tambièn “kulesh”, sopa espesa de mijo limpio con tocino a base de caldo de carne o de agua. Es tambièn muy tradicional la sopa de col y carne llamada “shi”. Se solìa comer como el primer plato sopa de legumbres o de pescado llamada “pojliobka”, parecida a una cocciòn, que se servìa siempre muy caliente. Este tipo de sopas suele figurar en los menù de los restaurantes de cocina rusa. En estas sopas predomina un determinado tipo de legumbre que da el nombre a la sopa: sopa de cebolla, de patatas, de lentejas, de nabo. Como un componente obligado figuran cebolla, especias, ajo, hojas de perejil, hinojo y apio.
Desde los tiempos remotos en Rusia se comìa el requesòn que antes llamaban a menudo queso. Por esto muchos platos que tienen requesòn se llaman platos de queso.
Los creps tradicionales aùn en los tiempos paganos se consideraban una comida ritual que simbolizaba el sol (por ser redondos). Se los comìa en grandes cantidades en los dìas del Carnaval. Es una tradiciòn que se ha mantenido hasta ahora.
Entre antiguas bebidas rusas que se puede encontrar en el menù de algunos restaurantes figuran el kvas y el aloja. El aloja es una bebida caliente con especias que puede ser no alcohòlica o, bien, contener vino. Los visitantes extranjeros de la Moscù medieval lo llamaban “glintwein ruso”. Habìa asimismo una gran variedad del kvas. Una parte de estas bebidas se hacìa tradicionalmente a base de malta, harina de trigo o centeno; el kvas de pan y de fruta se hacìa utilizando levadura.
Ensaladas de legumbres, verdura y carne aparecieron en Rusia màs tarde, a fines del siglo XVIII — principios del siglo XIX. Fue entonces cuando se comezò a hacer el vinegret (ensalada rusa): legumbres cocidas y saladas (patatas, zanahoria, remolacha, pepinos salados o col salada) picadas en diminutos trozos en forma de cubitos que se sazonaban con aceite vegetal. Es muy popular entre los moscovitas la ensalada “Oliviet” que debe su nombre a un cocinero francès. He aquì su receta: legumbres picadas (patatas, zanahoria, guisante, pepinos, cebolla, etc.) mezcladas con diminutos trozos de carne (de res o de pollo) y sazonadas con mayonesa. A veces la carne se sustituye por el embutido.
Muchos platos de otras naciones han pasado a formar parte del menù ruso y se consideran ya como nacionales. Los turistas extranjeros en muchas ocasiones no ven la diferencia entre cocinas rusa, ucraniana o bielorusa. El borsh (sopa de col), tocino ahumado, tè, shashlyk (carne asada en pinchos), pelmeni (variedad de ravioles) y otros platos de origen no ruso desde hace mucho son parte tradicional del menù moscovita. Asì, el tè se ha rusificado tanto que el samovar ruso que desde antaño se utilizaba para agasajar a los invitados con tè, ya se considera en el extranjero como un atributo tìpico de la cultura rusa.

SUBIR